Kingmaker: Chelestra, Tierra de Leyendas

Volúmen 2.2

La expedición Narthtropple

Capítulo II

La exploración de los gobernantes les llevó también a acabar con la amenaza del Viejo Mandíbula Quebrada, un anciano dragón tortuga que amenazaba a los pescadores del Lago de Vela. Y fue en el propio lago, en La Torre que se yergue en el islote del centro, donde los gobernantes se enfrentaron a los restos de mal impío y atávico, unos fuegos fatuos habían sido atraídos al lugar, los Lores de Chelestra acabaron con todos.

También exploraron las tierras del Oeste y allí también se encontraron con problemas y vicisitudes. Y conocieron a nuevas gentes, entre ellos, el más conocido es el Archivista Narthropple, fue en ese momento cuando su destino se ligó con el de Chelestra hasta el final de sus días. Cuenta la historia que cuando los gobernantes de Chelestra se acercaban al bosque al oeste de Astarrota, pudieron distinguir unos gritos que llegaban desde la orilla del río Mofeta, dirigiéndose hacia allí se encontraron con una curiosa escena. Una carreta bastante cargada de objetos y tirada por ponis estaba siendo arrastrada poco a poco hacia la parte profunda del río y un grupo de nerviosos gnomos intentaban tirar de ella hacia la orilla, mientras un gnomo con la cara llena de moratones les gritaba órdenes desesperado, además había una enana sentada en una piedra con un gesto de tristeza y dolor en su rostro. Aquerón y a sus compañeros fueron en auxilio de los gnomos y gracias a la fuerza y destreza con los animales de Lord Harren, pudieron poner a salvo tanto a las bestias de tiro como a la carreta y su carga. Los gnomos en una explosión de júbilo rodearon a los gobernantes entre gritos de agradecimiento y alabanzas.

El gnomo al cargo, con aspecto de haber sido vapuleado, se presentó como Jubilost Narthorthople, explorador, cartógrafo y aventurero procedente de Varisia, él y su grupo se dedicaban a la exploración de la región y en aquel momento junto con la enana Bryara Corafierro, estaban buscando una antiguo alcázar enano perteneciente al clan Corafierro. Desgraciadamente, un grupo de bandidos les había asaltado momentos antes y aunque les lograron hacer huir, en el proceso, Jubilost fue golpeado y los ponis se desbocaron y se introdujeron en el río pasando por encima de la enana, rompiéndole la pierna, una vez en el río la fuerte corriente evito que pudieran salir. Y en esas se encontraban cuando los héroes de Chelestra hicieron su aparición. Tras ayudar a recuperarse a los gnomos y dar la debidas curaciones, los gobernantes invitaron al grupo a dirigirse a Astarrota, donde podrían descansar y coger fuerzas. Mientras los exploradores gnomos y su carreta ponían dirección hacia la capital, los gobernantes de Chelestra siguieron rumbo al Oeste, entrando en el bosque de Marca de Narl.

Comments

UlvienMoonshine

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.