Duque Narayann Aurean

Duque de Chelestra

Description:

Varón humano, neutral bueno, Hechicero 6 / Discípulo del Dragón 4

Narayann es un joven con el cabello y los ojos color fuego. Durante los primeros años del ahora ducado de Chelestra, Narayan ejerció de Gran Diplomático, bien por su don de gentes, bien por satisfacer su enorme curiosidad hacia el mundo que le rodea.

En su afán de convertir a Chelestra y su capital, Astarrota, en un ejemplo de cultura y pluralidad, Narayann no ha escatimado esfuerzos por convencer al consejo para acometer grandes inversiones en academias, librerías o la reciente universidad.

Con la larga ausencia de Aquerón y la reciente confirmación de su pérdida, Narayann asume el cargo de Duque con honor y responsabilidad además de con cierta tristeza. Algunos incluso se atreven a afirmar que ya era el Duque “de facto” y que esto no es más que una formalidad.

Aunque no le sea grato, Narayann prefiere mirar hacia adelante. Con tanto en lo que trabajar no hay tiempo para dar crédito a rumores que no ayudan a construir el futuro al que la gran mayoría de sus compatriotas quieren llegar.

Bio:

Poco sabe Narayann de donde nació o de quién era su padre. Vivieron él y su madre en Absalom como miembros del servicio de la casa AZARI. Su madre (Lía) solía atender a los Azari tanto en sus propiedades como en la ASCENDANT COURT, el centro religioso de Absalom. Dentro de la familia, Narayann era más bien compañero de juegos de los pequeños de la casa. A medida que fue creciendo se convirtió en su sirviente. Más que un esclavo, era un prisionero aunque nunca se sintió como tal.

Despertando a la magia muy pequeño, nunca se le dio mucha importancia y poco a poco su madre le fue convenciendo de no revelarse nunca. Cuando vinieron a buscarla. Ella lo sabía.


Se la llevaron unos hombres extranjeros, magos y no ofreció resistencia. La insignia de las túnicas, el idioma… Narayann no tardó mucho en averiguar de dónde eran: aquellos hombres eran de Hermea y aquel idioma era draconiano. Hermea es la tierra de la felicidad, la paz y la excelencia, o eso es lo que ponen los libros sobre ella. Por alguna razón no se ve así en la capital del mundo y el hecho de que su madre esté en contra de su voluntad en ese lugar le hace querer ir a buscarla y dejar claro a sus captores qué pueden y qué no pueden hacer.


Poco después empezó a trabajar para Sindoi of the thousand poems. Tenía 16 años. A medida que aprende más sobre las artes arcanas ha llegado a la conclusión de que su madre conocía las artes del encantamiento. Seguramente en Hermea debió ser alguien importante como para que la hicieran volver. Sindoi siempre le trató con una exquisita combinación de respeto, disciplina y cariño. Su día a día se basaba en la traducción y recopilación de textos, algunos antiguos y otros no tanto. Sindoi no parecía tener un Dios predilecto al que adorar, los veneraba a todos y a ninguno en particular. Un día habló de un texto sobre tres antiguos dioses: Apsu, Dahak y Tiamat y algo se encendió en el interior de Narayann. De alguna manera se siente llamado por estos antiguos dioses. El nombre de Apsu conmovió su sangre y desde entonces ha rezado en su nombre. Quizás esto, el afán por encontrar su fe, o simplemente encontrarse a mí mismo le hizo viajar al norte, donde se escuchaba que un reino joven necesitaba aventureros para explorar nuevas tierras. Brevoy se perfilaba como su siguiente destino. Sindoi no pareció sorprendido en ningún momento. Le pagó bien cuando le dijo que quería viajar. Le presentó a un conocido suyo llamado Jherek Oivos para que le hablara del viaje las Stolen Lands. Jherek partía hacia el norte en un barco y Sindoi le pidió que Narayann les acompañara hasta que se pudiera. Tenía 17 años de edad. cruzaron Taldor e incluso los inestables River Kingdoms para llegar lo más rápido posible hasta Brevoy. La noche antes de separarnos Jherek estuvo hablando de un lugar lejos de aquí que se regía por meritocracia: Hermea. Un lugar en el que encajaría muy bien…

Son ya cuatro años los que ha pasado en los Reinos Fluviales y el joven chico que salió de Absalom ya no es el mismo. Son muchos los amigos, muy gratas las satisfacciones de sus nuevas ocupaciones y muy duras las pérdidas.
Ahora es el responsable del bienestar de casi 30.000 personas. Ante tal responsabilidad quizá le haga falta saber más de sus orígenes. Quizá haya llegado el momento de saber de su familia.

Duque Narayann Aurean

Kingmaker: Chelestra, Tierra de Leyendas loren_dav