Jubilost Narthtropple

Cartógrafo, antiguo explorador retirado para siempre

Description:

Gnomo hombre Ranger 3/Expert 5. 31 años.

Bio:

Hijo de una familia adinerada de comerciantes de Magnimar, sin necesidad de tener un trabajo para ganarse la vida, el joven gnomo se dedicó a estudiar cartografía, arqueología, historia desde temprana edad. Compaginando sus estudios cuando alcanzó la mayoría de edad con algunas cortas expediciones por la inexplorada Varisia. Según crecía, por su cabeza no dejaba de rondar la idea de realizar una gran expedición a los confines del mundo.

Hasta que un día cayó en sus manos un ejemplar de Crónicas de los Exploradores que hablaba sobre unas tierras al sur de Brevoy, un lugar inexplorado y lleno de ruinas ocultas y tesoros perdidos, las Tierras Robadas, en los Reinos Fluviales. Aquella tierra hechizó a Jubilost, que usando parte de su fortuna, organizó una expedición hacia aquel lugar. Convenció a algunos amigos y contrato al resto, y así semanas tras el descubrimiento de aquel libro, Jubilost y otros 9 gnomos partieron hacia las Tierras Robadas.

No fue un viaje fácil, sin embargo durante este, conocieron a una enana llamada Bryara Corafierro, que les habló de una fortaleza enana olvidada hace centenares de años, que pertenecía a su clan. Jubilost convenció a la enana de que se uniese a su grupo y partieron en busca de la fortaleza perdida.

La expedición continuó su marcha con la nueva recluta, cuando se encontraban ya cerca de su objetivo, tan solo unas millas al norte, un giro del destino hizo que su búsqueda se truncara. Se encontraban montando el campamento para pasar la noche cerca de la orilla del río Mofeta cuando fueron atacados por un pequeño grupo de bandidos. Los valientes gnomos fueron capaces de rechazarlos pero no antes de que les causaran mucho daño y asustaran a los dos ponis que desafortunadamente todavía estaban atados a la carreta de suministros de los gnomos. Los animales desbocados corrieron, pasando por encima de Bryara, causándole varias heridas graves, hacia el río, donde la carreta pronto se quedó atascada en el cauce lodoso.

Incapaces de sacarla de allí, los gnomos solo podían observar impotentes como las fuertes corrientes amenazaban con arrastrar a carreta, su carga y los ponis río abajo. Y fue en ese momento cuando los gobernantes de Chelestra hicieron acto de presencia. Con su ayuda, los gnomos pudieron salvar a los ponis y su carreta. Escoltados por los Aquerón y los suyos, se dirigieron a Astarrota, donde podrían descansar y curar sus heridas.

Pero algo había cambiado en Jubilost, durante el ataque, por un momento, creyó que iba a morir, sentir la muerte tan cerca no le sentó nada bien al gnomo, que fue dejando pasar el tiempo sin ánimo de volver a continuar con su expedición. Tuvieron que pasar mucho meses hasta que Jubilost se decidiese a organizar una nueva expedición, desgraciadamente para el pobre gnomo, esta tendría un coste mucho mayor para su vida.

Jubilost organizó una nueva expedición, esta vez hacia el este, hacia los riscos Leveníes, a mitad de camino de Astarrota y Fuerte Varn, un pequeño pueblo en los cerros Nomen. Los primeros días fueron fabulosos para Jubilost, se volvía sentir vivo y alegre, pero al tercer día todo cambió, mientras tomaban un refrigerio al lado la gran Cascada del Alcaudón, Meildre, uno de los gnomos y el mejor amigo de Jubilost, se puso a discutir con Jubilost por un tema de provisiones, la discusión fue subiendo de tono y en momento dado, Jubilost, le lanzo una taza de metal a Meildre, con tan mala fortuna que este al esquivarla, resbaló y se precipitó al fondo del barranco, golpeándose con los afilados salientes durante la caída . Jubilost, quedó petrificado y algo en su cabeza, se resquebrajó. A gritos, obligó a la expedición a continuar, dejando tirado al fondo de la catarata a su amigo.

El viaje continuó pero a cada poco, alguna desgracia ocurría y los gnomos fueron siendo masacrados poco a poco. Un ataque de gárgolas en mitad de la noche, un enorme Roc cuando intentaban abastecerse y hasta un horrible Kraken a las orillas del lago. Nada detuvo a Jubilost y a su cada vez menguante grupo de acompañantes. Su último error fue huir adentrándose en un lodazal habitado por hombre lodo. Allí habrían muerto él y 2 gnomos supervivientes que le seguían de no ser por la oportuna aparición de los gobernantes de Chelestra, que preocupados por la repentina aparición en Astarrota de una de las mulas de la expedición, huída durante el ataque de las gárgolas.

Desnutrido, exhausto, deprimido y sin ánimo de vivir, el regreso a Astarrota de Jubilost, no sucedió como él había imaginado. Las cicatrices tanto físicas como mentales nunca se borrarían del cuerpo y la mente del pequeño gnomo, Jubilost sobrevivió pero el explorador Narthtropple y sus deseos de aventura, murieron en algún lugar al pié de los riscos Leveníes.

Solo recientemente ha empezado a recuperarse levemente Jubilost de aquella experiencia. Alejado de todo peligro dedica sus días a trabajar en la biblioteca de Astarrota, dibujar mapas, clasificarlos y ordenarlos ocupa ahora sus días, y parece ser que poco a poco el gnomo vuelve a sentir ganas de vivir.

Jubilost Narthtropple

Kingmaker: Chelestra, Tierra de Leyendas UlvienMoonshine