Kingmaker: Chelestra, Tierra de Leyendas

Volúmen 1.2

Primer encuentro con los bandidos.

Capítulo II

En la reunión con los Señores de la Espada de Restov antes de partir hacia el Cinturón Verde, estos recomiendan al grupo que su primera parada sea el puesto de comercio de Oleg, situado a pocos días de Restov en el extremo sur de Rostlandia (y por lo tanto Brevoy). Al sur de allí, la línea verde de las Marcas Narl se cierne a pocos kilómetros de distancia. Propiedad de un hombre severo llamado Oleg Leveton y su esposa Svetlana, la ubicación remota del puesto de comercio y la distancia incómoda de un importante río le ha impedido realizar importantes éxito financiero. Un lugar seguro donde conseguir información y que podría servir como base de partida para la exploración de la zona.

En la mañana del penúltimo día de Calistril, Aquerón, Harren, Narayann, Ragni y Tylar parten de Restov, llegando al puesto de Oleg al día siguiente. El puesto consiste en una pequeño fuerte reformado, una empalizada rodea un edificio central, que sirve posada y residencia para los Leventon, un pequeño albergue, unos establos y un almacén. Oleg sale al encuentro de los recién llegados, visiblemente aliviado, Oleg cree equivocadamente que estos aventureros son enviados por parte de Restov para hacerse cargo de su problema con los bandidos de la zona, recientemente había escrito un mensaje pidiendo ayuda. Sin embargo, a pesar de que su llegada no se relaciona con la misiva, la misión del grupo de aventureros incluye terminar con la actividad bandida de la zona. Oleg les cuenta que desde hace 4 meses, el día 1 de cada mes, un grupo de bandidos se presenta en el Puesto para extorsionarle, la última vez temió por la vida de su esposa, Svetlana, a la que amenazaron varias veces e incluso le robaron su alianza. El día siguiente es día 1 de mes, y los bandidos presumiblemente aparecerán de nuevo. Oleg les informa que el grupo lo componen unos 12 malhechores al mando de una mujer de aspecto amenazador llamada Kressle, pero en cada incursión, el número de bandidos que acude disminuye, parecen sentirse seguros y confiados. Tras asentarse en el Puesto, el grupo traza un plan para sorprender a los bandidos y vencerlos rápidamente.

A la mañana siguiente, como era de esperar, los bandidos aparecieron a primera hora de la mañana, confiados, entraron armando escándalo en el puesto de Oleg y para su sorpresa, algo más que un temeroso comerciante les esperaba. Tras derrotar a los bandidos, los aventureros tomaron a uno prisionero para poder averiguar toda la información posible.

Así descubrieron que su campamento se encontraba en la linde del bosque y aunque él se encontraba bajo las órdenes de Kressle, el verdadero líder era un hombre llamado el Lord Astado, una imponente figura en cuya cabeza adornaba un yelmo hecho con el cráneo y las astas de un enorme ciervo. Aunque el prisionero, nunca había visto al Lord Astado, le habían reclutado hacía poco por uno de sus lugartenientes y aún no había visitado el verdadero centro de mando del Lord Astado, que se encontraba más al sur según había oído.

Sabiendo que no tenían mucho tiempo antes de que los compañeros de este grupo fueran conscientes de que había ocurrido algo, el grupo se dirigió hacia el lugar donde se encontraba el campamento de los bandidos y cuando cayó la noche, les sorprendieron, acabando con la vida de Kressle y capturando al resto, solo uno logró huir y Aquerón salió en su busca, mientras el resto de sus compañeros ataban al resto. No están claros los acontecimientos que siguieron en esa noche, pero cuando los aventureros regresaron, solo traían un prisionero, Tylar abandonó al grupo para dedicarse a tareas más mundanas en el puesto, y preparar un camposanto adecuado y el código de conducta y rectitud del paladín de Iomedae se impuso como norma en el devenir del grupo.

Comments

UlvienMoonshine

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.