Gorgut Esmit

Maestro espía de Chelestra

Description:
Bio:

Gorgut es el hijo de un espadachín más diestro con la lengua que con la espada y una orca a la que su padre rescató de una salvaje reyerta entre orcos. El padre se llamaba Ferder Esmit y la madre Oghshat. El intrépido Ferder se dedicaba a impresionar a los viandantes con acrobacias, cabriolas y gracietas de espadachín, ganándose unas platas con cada actuación. Era un artista errante así que viajaba a menudo entre los diferentes asentamientos del reino sureño de Rostland. En uno de sus viajes, Ferder se separó del campamento para hacer sus necesidades, y alcanzó a oír a un grupo de orcos acosando a una mujer de los suyos. Por alguna razón, Ferder se envalentonó y decidió defender a la orca de sus agresores, y aún más increíble, tuvo éxito. La orca obviamente no tenía ningún hogar al que volver y se quedó con Ferder, el cual acabó por tomarle más que cariño.

Por desgracia, tras un año de convivencia, la relación entre Ferder y Oghshat se volvió difícil de mantener y ambos acordaron que Oghshat se buscaría la vida en un nuevo asentamiento de los de su raza. Cuando Gorgut tenía diez años su madre enfermó mortalmente de unas fiebres de primavera y el joven semiorco decidió salir en busca de su padre. No le costó mucho encontrar a Ferder ganándose la vida en las calles y pesar de que el hombre ya era padre de otros cinco hijos, no mucho mayores de que Gorgut, aceptó de buen grado al hijo de su amor perdido.

Debido a que en Rostland los semiorcos no son tan apestados como en otros lugares, el joven Gorgut se las arregló un poco mejor para encajar, pero la herencia de su madre siempre estaba presente y se convirtió en un tipo más bien tímido, más orientado a escuchar que a hablar. De su padre aprendió trucos con las armas y de su madre ya sabía que las armas servían para muchas más cosas que para hacer trucos. Gorgut tenía un alma aventurera, pero le oprimía saber que tenía que ayudar a mantener a su familia como mejor pudiera.

Sin embargo, Ferder entendió que Gorgut debía seguir su camino y se empleó a fondo actuando ante los señores de la espada de Restov. Con sus ganancias, logró que su hijo fuera admitido en una academia de espías adscrita a la casa de Orlovsky. El talento natural de Gorgut para el subterfugio, la sutileza, la observación y la percepción le granjearon un notable éxito entre sus maestros. A los 19 años había logrado ascender bastante en el escalafón, pero el prurito del aventurero hizo su aparición. Durante su adiestramiento Gorgut había aprendido mucho sobre las culturas de todas las razas y el culto a Desna lo fascinó. Gorgut ansiaba hacer realidad las funciones que había visto escenificar a su padre y quería explorar todos los confines del mundo. No sin cierto pesar abandonó la academia de espías y decidió empezar vendiendo sus servicios al mejor postor (dentro de unos límites), ya que pensaba que podía aprender de todo si probaba de todo.

Sus correrías llevaron a Gorgut a casi el corazón del reino de Pitax, en donde se enteró de los esfuerzos que estaban haciendo los señores de la espada de Restov por recuperar las Tierras Robadas. Gorgut oyó hablar de los reinos emergentes y decidió que sería fantástico vivir de cerca la construcción de un legado, así que se unió a un grupo de exploradores y cazadores de fieras que querían barrer el sur del Cinturón Verde y ganar renombre con el afamado reino de Chelestra.

El último objetivo conocido de la expedición de Gorgut era investigar una cueva infestada de terribles arañas, situada al sur de la capital de Chelestra, Astarrota…

Gorgut Esmit

Kingmaker: Chelestra, Tierra de Leyendas Sempai